OHSAS 18001 – Seguridad y salud en el trabajo

OHSAS 18001 permite a las organizaciones disponer de un modelo para implantar y certificar un sistema de gestión de la seguridad y salud en el trabajo, con el objeto de disminuir la siniestralidad laboral, cumplir con la legislación en materia de prevención y fomentar una cultura preventiva mediante la integración del sistema en la estrategia de la propia organización.

Cada vez el contexto en que se desenvuelven las organizaciones es más estricto. Gran parte es debido a la aparición de legislación más exigente así como al desarrollo de fuertes políticas económicas y otras medidas para el fomento de las buenas prácticas. Es por ello por lo que cada vez en mayor medida estas organizaciones están dispuestas a demostrar que poseen auténticos sistemas para el control de la seguridad y salud en el trabajo, acordes a su política, valores y objetivos y con un enfoque basado en el riesgo.

Se espera que la norma OHSAS 18001 pase a ser parte de la familia ISO en el año 2016, habiéndose comenzado ya los trabajos de revisión y adaptación. De esta manera será perfectamente compatible con la estructura de alto nivel de otros sistemas nuevos como los basados en ISO 9001:2015 e ISO 14001:2015.

El hecho de implantar un sistema de gestión de la seguridad y salud basado en OHSAS 18001 permitirá  principalmente a las organizaciones:

  • Identificar, evaluar y controlar los riesgos asociados al puesto de trabajo
  • Detectar y evitar las causas que originan los accidentes y las enfermedades en el puesto de trabajo
  • Crear entornos más seguros para los trabajadores
  • Integrar la prevención en los procesos de la organización
  • Cumplir estrictamente la legislación en materia de prevención
  • Fomentar una cultura preventiva

 

Beneficios

  • OHSAS 18001 disminuye la siniestralidad laboral y aumenta por tanto la productividad
  • Disminución de enfermedades, bajas o absentismo laboral
  • Reducción progresiva de la siniestralidad
  • Disminución de sanciones y gastos innecesarios
  • Mejora de la gestión interna de la organización
  • Mejora de la comunicación entre empresa-trabajador
  • Mayor implicación de los trabajadores en la mejora continua de la organización