ISO 22301- Continuidad del negocio

ISO 22301 especifica los requisitos que deben cumplir las organizaciones para implantar y mantener un sistema de gestión basado en la gestión de la continuidad del negocio, con el objeto de que este se encuentre protegido contra incidentes disruptivos, ya sea reduciendo su probabilidad, preparándose para responder o recuperarse de ellos.

El objetivo de ISO 22301 es el de garantizar que la organización se mantenga en funcionamiento durante y después de una interrupción para así lograr que los productos y servicios puedan ser entregados puntualmente al cliente. De esta manera ofrecerá una garantía frente a los diversos grupos de interés (incluidos los propios empleados) y proporcionará al mismo tiempo estabilidad, seguridad y sensación de transparencia a la organización.

Es por ello por lo que la detección de riesgos, su evaluación, tratamiento así como la elaboración de acciones para su minimización son claves. De esta manera se alinea con las tendencias globales en esta materia que están provocando un cambio en todas las normas, incluidas algunas de obligado cumplimiento como la nueva reforma del código penal que entró en vigor el pasado 01 de julio del 2015.

 

Continuidad

Fuente: esquema de PDCA ISO 22301

 

Por todo lo comentado anteriormente ISO 22301 es perfectamente compatible con otras normas como por ejemplo ISO 31000 de gestión del riesgo en las organizaciones o bien las nuevas ISO 9001:2015 e ISO 14001:2015. Además posee elementos comunes con normas de gestión de seguridad de la información tales como ISO 27001

 

Beneficios

  • Mejorar los sistemas de continuidad del negocio
  • Reducir los costes de las interrupciones
  • Gestionar la interrupción de sus actividades, minimizando las consecuencias económicas, de imagen o incluso de responsabilidad civil derivadas de la misma
  • Cumplir con los requisitos de la política de continuidad de negocio
  • Continuidad de las operaciones necesarias de negocio tras incidentes de gravedad
  • Mejorar la imagen de empresa a nivel internacional y elemento diferenciador de la competencia
  • Protección del empleado y mayor reputación de marca
  • Ofrece a las partes interesadas un compromiso con las buenas prácticas aprobadas internacionalmente
  • Evita penalizaciones por incumplimiento
  • Ofrece mayores ventajas a la hora de contratar un seguro empresarial