Norma ISO 9001

Nuestra enhorabuena a Hoteles Mediterráneo de Peñíscola, ha conseguido la Certificación en la Norma ISO 9001:2008. Estos Aparthotel-Hotel & Spa Acuazul situado en primera línea de playa, ya contaba con la “Q” que concede el ICTE (Instituto para la Calidad Turística Española) y el Sello de Turismo Familiar. Cuentan con un gran equipo, propio, especializado en animación familiar que hacen las vacaciones de niños y mayores una diversión playera.

Este prestigioso certificado, acredita que dichos hoteles cumplen con los requisitos de la Norma ISO 9001, fundada por la Organización Internacional ISO, implantada en más de 180 países del todo el mundo.

En 2013, Hoteles Mediterráneo, obtuvo la “Q” de Calidad Turística (ICTE) y este año 2015 han querido apostar por el Sistema de Gestión ISO 9001:2008 siendo, de momento, el único de la Costa de Azahar en la categoría de Aparthotel que cuenta con los dos certificados.

La adquisición del certificado en Norma ISO 9001:2008 es la continuación del compromiso con la mejora de la calidad y de los servicios, y en consecuencia tener la satisfacción de los clientes, siendo este el objetivo del equipo que compone la organización.

Recordaremos que está en borrador la Norma ISO 9001:2015.
Con fecha prevista de aprobación en septiembre de este año.
Habrá que estar preparados para los cambios sustanciales de la nueva versión.

ISO 9001

Responsabilidad Social Corporativa (RSC): Grant Thornton realiza cada 3 años el Internacional Business Report acerca de ella . En España han sido 2.500 compañías, (ejecutivos de grandes y medianas empresas) y 33 países del mundo los participantes de esta edición. Tras el estudio ha dado como resultado que el 62% de las empresas en España reconocen su compromiso con a RSC en respuesta a la demanda de sus clientes.

En anteriores informes la reputación corporativa y la actuación sobre la marca, suponían un 71%,  era el mecanismo principal del proyecto RSC en la empresa española, ahora la tendencia es la integración de las políticas Sostenibles en la Gestión Empresarial, siendo en los negocios el objetivo, yendo más allá de la motivación asociada al marketing y a la imagen.

Carlos Serrano, socio de Grant Thornton comenta que  “Estos datos revelan que la RSC y los objetivos empresariales van de la mano. Los beneficios de la adopción de prácticas empresariales social y medioambientalmente sostenibles son cada vez más tangibles, por ejemplo, con la reducción de costes a través de la eficiencia energética, que en nuestro país es especialmente relevante por los altos costes de la energía que soportan las empresas”.

Los porcentajes entre la media de la Eurozona (73%) y España (83%) reseñan las mejoras en eficiencia energética y la gestión de residuos como dos de los principales proyectos que fomentan las empresas para la RSC. La acción social también tiene su importancia, siendo el segundo bloque, con la participación de tareas de la comunidad en un 64%, donativos en metálico un 63%, ayuda de productos y servicios a las ONG 53%. Es señalada como relevante la reducción del impacto ambiental de los servicios y de los productos con un 39% de las empresas españolas en el marco de políticas de RSC. El 42% de las compañías españolas publican informes de sostenibilidad, versus al 28% de la media de la Eurozona.

La fidelización del cliente viene si se tienen unas buenas credenciales en materia social y ambiental. El mundo digital en el que vivimos, se caracteriza por una exigencia de diálogo activo y permanente entre empresas y clientes/consumidores. Esto hace que las organizaciones tengan una conducta respetuosa con la población y el medio ambiente ya que pueden ver mermadas las demandas de sus servicios o productos con bastante rapidez y contundencia.

Para finalizar nos dice Carlos Serrano que “Para los líderes empresariales, los objetivos comerciales y de negocio ya no se perciben como algo separado de los objetivos sociales o ambientales. La mejora en la eficiencia energética o el abastecimiento con materias primas locales son relevantes no solo cuando la crisis obliga a priorizar la reducción de costes sino también cuando la economía está creciendo. En un mercado cada vez más competitivo, las empresas tienen en la RSC un valioso instrumento para diferenciarse y liberar su potencial de crecimiento”.

La ISO 9001, ISO 14001 y la Mejora de Procesos, contribuyen a la buena gestión de las empresas y armoníza con la Responsabilidad Social Corporativa.